Energía eléctrica ecológica y con valor añadido

                                   Por Pepe Galindo de BlogSOStenible

Blogsostenible

Un reciente estudio revela que el 53% de los españoles estaría dispuesto a pagar más por energía renovable. Sin embargo, los usuarios que hemos cambiado a empresas de electricidad renovable estamos pagando MENOS. A pesar de la terrible corrupción y de las puertas giratorias en las grandes compañías del sector energético en España, muchos españoles aún no dan el salto a cambiarse a empresas más éticas.

¿Cuáles son los motivos?

Habría que hacer una encuesta seria sobre esto, pero sin duda, uno de los motivos principales es el desconocimiento. Aún hay mucha gente que no sabe que puede cambiarse a una empresa de electricidad limpia y son menos los que saben que pagarán menos.

Otro de los motivos es la comodidad. Cambiar de empresa eléctrica supone un “papeleo” que mucha gente tiende a dejarlo para otro día. Hay que insistir en que ese papeleo es simple: Hay que llamar a la empresa eléctrica verde con una factura reciente y dar nuestros datos para que ellos se encarguen de lo demás, así como de resolver todas nuestras dudas.

Y por último, otro motivo más puede ser la desconfianza. Puede que haya gente que crea, erróneamente, que se quedará sin electricidad si falla la generación renovable o durante el cambio de empresa. Eso no es posible y está garantizado por ley.

Más valor añadido a la electricidad verde

Un 92,8% de los españoles creen que deberían fomentarse más las energías limpias. Hay que aprovechar ese dato para que las empresas energéticas limpias puedan llegar a más ciudadanos. Se pueden ofrecer más posibilidades que hagan que la elección de una empresa eléctrica no sea, como en el pasado, algo sin importancia. Ejemplos de factores de valor añadido que se pueden ofrecer o que ya se están ofreciendo son:

  1. La realización de auditorías energéticas a empresas (y particulares), con el objetivo de aumentar al máximo la eficiencia energética.
  2. La inversión por parte del cliente en la generación renovable, por la que obtiene una rebaja en su factura eléctrica. Es como invertir en autoconsumo con la ventaja de que no tienes que tener espacio para los paneles solares, pues se colocan en otro lugar. Se podrían llegar a acuerdos para instalar paneles solares en el tejado de naves industriales o edificios de viviendas, por ejemplo, a cambio de una rebaja en la factura eléctrica de los propietarios. De hecho, aquellos clientes con espacio adecuado para colocar paneles solares puede proponer ese espacio.
  3. Ofrecer información a personas con autoconsumo solar sobre su instalación a partir de los datos del contador (electricidad vertida a la red, en qué horas…). Zencer tiene para sus socios una web de telemedida.
  4. Unirse a otras cooperativas de productos de consumo ecológico y local. Tal vez se pueden ofrecer descuentos de diversas cooperativas afines. Zencer colabora con la cooperativa Merkaético.
  5. Organizar talleres y charlas sobre consumo eléctrico. Zencer, por ejemplo, imparte charlas en universidades, asociaciones… Además, también atraerían interés talleres prácticos para, por ejemplo, crear un pequeño aerogenerador casero, sistemas de climatización ecológicos, un horno solar barato… así como recopilar estas ideas en la web.
  6. Crear facturas eléctricas con valor añadido. En la factura, además de los datos habituales, se pueden incluir otros datos y consejos útiles, como la cantidad de CO2 ahorrado respecto al mix del mercado eléctrico español.

Pensemos que si el CO2 no fuera un gas incoloro e inodoro hace ya tiempo que las renovables habrían ganado la partida. Hay que conseguir que los ciudadanos sientan que cuando encienden una luz, esa energía tiene consecuencias más allá de lo que la luz ilumina.

BlogSOStenible

 

Te interesará:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *